El ALCALDULI Y LAS NALGULIS II

El ALCALDULI Y LAS NALGULIS II
Cuando la cosa es poniendo

Ovidio Roca

Ya no sabemos qué hacer para que nos pavimenten la calle, un lunar de apenas cuadra y media sin asfalto, donde el polvo, la tierra y el barro nos hace la vida insoportable, a todos quienes vivimos ahí.

Para conseguirlo inicialmente decidimos aplicar la táctica de las “nalgulis” (*) y acompañados de una pelada del vecindario que las tiene como para regalar, rastreamos al Alcalduli por todos los vericuetos ediles; por el Parque de los Mangales, por Equipetrol, lo espiamos en la Plaza Principal por si caía por la Alcaldía, pero pese a nuestros esfuerzos no pudo “ser habido”.

Unos días después aparecieron por la casa tres vecinos con una lista de aportantes, y me comentaron que ya tenían la solución para conseguir el asfaltado, pues eso de las nalgulis había fallado pues al loco le gustan las nalgas ediles y no las pueblerinas.

Como en todo, me dicen, la cosa es poniendo y venimos a pedir su cuota. Me parece bien; ya era hora que contratemos una empresa para que asfalte, total es cuadra y media y somos bastante vecinos, les comento. La cosa no va por ahí, responden; es para hacer un regalo a una “dirigenta” vecinal. O sea que vamos a coimearla, pregunto; por supuesto que no, le vamos a regalar un celular (y pienso, si todos damos los cincuenta dólares y como hay varios edificios cercanos tendremos cinco mil dólares). Será un celular de oro respondo, pues el mío me costo treinta dólares.

Pero, ustedes no hablaron ya con los de arriba? les pregunto; claro que sí, pero nos dijeron que esta cuadra esta en el presupuesto del 2015.
Y ustedes creen que esta “dirigenta” tenga más muñeca que el grupo palaciego del Alcalduli. Seguro que sí, pues ella no se queda con todo, chorrea para arriba y sabe cuánto y a quién; además lleva gente a las calles y bloquea el Consejo, cuando se lo piden los de arriba.

Bueno, cuando las nalgas fallan la cosa es poniendo, pensé. Bien compañeros aquí están los cincuenta verdes y a confiar en Washington.

(*) Ver: El Alcalduli y las nalgulis, ovidioroca.wordpress.com

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: