PROYECTO PAÍS, PROYECTO CON FUTURO

PROYECTO PAÍS, PROYECTO CON FUTURO
Ovidio Roca
Miércoles, 26 de agosto de 2009

Proyecto país es una apuesta al futuro de los bolivianos que no queremos el país del pasado y no nos sirve la Bolivia del presente. No queremos volver a repetir lo infausto ocurrido desde hace cientos de años y no queremos soportar la actual anomia, discriminación, racismo, incapacidad y corrupción del gobierno masista. Peor en estos momentos, cuando el MAS ha declarado una guerra contra la Nación y contra los ciudadanos que se asumen bolivianos, contra la República, contra la institucionalidad democrática, contra la reivindicación autonómica y si los dejamos continuar, dejaran el país en ruinas y a los bolivianos miserables y enfrentados unos con otros.

EL CONTEXTO INTERNACIONAL
Vivimos en una sociedad global, interconectada, lo que ocurre en un lado repercute en el otro. Sin embargo al parecer, el ataque a las democracias y la proliferación del narcotráfico no preocupa a las grandes potencias internacionales, quizá por otros problemas más urgentes para ellos, como la crisis financiera y energética o la amenaza nuclear de países fanatizados. Así es que debemos aprender a batirnos solos.
El problema hondureño nos sirve de ejemplo para mostrarnos este desinterés internacional por nuestra America y el rol cómplice de la insulsa OEA y la chavista UNASUR con el proyecto totalitario del Socialismo Siglo XXI, y también nos muestra como en forma digna y valiente Honduras defiende sus principios constitucionales.
Ninguna de las citadas instituciones internacionales, ni otras, se preocupo por la defensa de los derechos humanos, derechos constitucionales y el respeto a la institucionalidad hondureña. En su accionar privilegio lo formal (que es importante) sobre lo fundamental, que en este caso es el derecho de los hondureños a defender su norma constitucional, su libertad ante la arremetida del totalitarismo chavista, garantizar la alternabilidad del mandato presidencial y exigir que se respete la autoridad de los otros poderes del Estado.
Extrañamente, y con el convencimiento de que el origen del poder está exclusivamente en el voto y la consulta permanente a los ciudadanos (democracia directa) y aceptan que en nombre de ese voto (generalmente poco consciente y coaccionado), es lícito que las mayorías aplasten a las minorías circunstanciales y se les prive de la posibilidad de conseguir el apoyo electoral suficiente para ejercer democráticamente sus propuestas.
CULTURA Y AMBIENTE DE LIBERTAD
Un proyecto país es un proyecto de sociedad, un proyecto de convivencia ciudadana, y esta convivencia requiere de un ambiente favorable, que se sustenta en la libertad y en un modelo de Estado Moderno, un Estado de Derecho con equilibrio y separación de poderes, con Tribunal Constitucional que nos garantice el respeto a las leyes. Un Estado descentralizado y con Autonomías Departamentales. Un Estado Regulador que garantice el manejo transparente y eficaz de las empresas públicas y privadas y sobre todo un modelo de desarrollo sostenible, participativo, con equidad, con justicia social, con respeto, igualdad y oportunidades para todos.
UN MODELO QUE FUNCIONE
Necesitamos un modelo de Estado que funcione para el ciudadano y que defienda las libertades civiles y económicas, la propiedad, la seguridad de las personas y de los bienes y otorgue al pueblo seguridad y un entorno, un ambiente favorable para desarrollar todas sus potencialidades en libertad.
Ya conocimos el fracaso del sistema comunista de la URSS, incapaz de producir riqueza y prosperidad y que se derrumbo por su inviabilidad intrínseca en medio de la miseria y la opresión de sus pueblos.
Estamos viendo repetirse la misma película en Venezuela, un país que gracias a su gran riqueza petrolera recibe multimillonarios ingresos, (muchos más en los últimos años por los altos precios del petróleo) y su población esta cada vez más pobre y oprimida tanto es así que el comer diario se ha convertido, como en Cuba, en una odisea. Todo esto es obra del autócrata, del líder providencial que todo lo sabe y que frente a la “Tele” todo lo ordena en su delirio de construir su versión tropical del estalinismo o Socialismo del siglo XXI.
Este socialismo del siglo XXI, que apela a la pobreza como la gran justificación de ser gobierno y en Bolivia que sigue esta ruta se agrega además al indigenismo. Así se está destruyendo valores e ideales de trabajo, esfuerzo propio, creación de riqueza, dignidad y educación liberadora, por una concepción en la que el Estado debe dar todo y como contraparte el pueblo acatar obediencia y sumisión al caudillo.
Pero lo mas grave para la paz del mundo es que Chávez se ha constituido en un puente para Irán y el narcoterrorismo en Latinoamérica. Vemos cada vez una mayor presencia y vinculación económica y militar de los iraníes y países del ALBA, como prolegómenos de la presencia de Hezbollah y el terrorismo, en busca de una cabeza de playa latinoamericana para su guerra contra el occidente y el imperio yanqui.
DEMOCRACIA Y ECONOMÍA SOCIAL DE MERCADO
En contraposición del modelo chavista y masista esta la Democracia y Economía Social de Mercado (el mercado supone la eficacia, lo social supone la justicia y lo democrático encarna la libertad), que es el modelo que mejor funciona en el mundo entero y que genera prosperidad a sus ciudadanos y lo podemos confirmar con cifras de crecimiento económico y niveles de reducción de la pobreza.
Podemos ver en América latina países menos dotados de recursos naturales que Venezuela, como son Chile, Brasil, Perú que han adoptado, con matices, este modelo económico y de Estado y sus pueblos mejoran cada día en su calidad de vida y para ello no necesitan rifar su libertad.
OPERADORES CON SENTIDO ÉTICO Y CAPACIDAD DE EJECUCIÓN
La nueva lógica masita para seleccionar a los servidores públicos se basa en la adhesión al partido de gobierno y su origen étnico (aymara), lo que va contra toda norma de eficiencia.
Para conducir un vehiculo y llegar a destino se requiere de un conductor que sabe donde ir, sabe manejar, sabe solucionar los problemas que se le presentan en la ruta. Si para manejar un micro o ser cocinero en un restaurante se necesita estudio, especialización y experiencia, así también debe ser para manejar las instituciones y empresas del Estado de las que depende el bienestar de los ciudadanos.
La gestión pública para la nueva Bolivia se hace con funcionarios capaces, que tengan conocimientos sólidos, principios éticos y honestidad personal y seleccionados en base a un mecanismo meritocratico. Las instituciones como el pescado se pudren desde la cabeza, si un institución es manejada por incapaces y corruptos esta institución reproducirá la corrupción y la ineficiencia en forma agresiva y masiva.
UN PROYECTO DE FUTURO, UN PROYECTO DE UNIDAD
Nos hemos convertido en un Estado aprisionado por el pasado que actúa fuera de la lógica del desarrollo mundial, de los nuevos paradigmas del conocimiento y la información, fuera de la modernidad y el progreso.
El pasado no regresa nunca y tampoco queremos que regrese. Debemos apostar al futuro y juntos construir un gobierno proteja a la Nación de los peligros internos y externos que la tienen postrada y amenazada. Sin pensamiento no existe la política, sin Partidos políticos no existe la acción política, se necesitan por ende nuevo pensamiento, nuevas ideas y el surgimiento de una nueva camada de dirigentes políticos que encarnen esas ideas y a ellos hay que apoyar y alentar evitando los egoísmos y deseos de figuración, para que nos representen en el Parlamento como Diputados y Senadores.
Necesitamos construir un frente electoral y un programa de gobierno, un frente de unidad en medio de la diversidad que nos caracteriza, un frente común por la libertad, la democracia, la prosperidad, un proyecto que cuente con el apoyo de todos los líderes políticos, nacionales y regionales y que permita enfrentar con éxito la autocracia y comunitarismo masista y logre terminar efectivamente con la polarización, entre “etnias”, entre regiones, entre ciudad y campo, a la que estamos siendo empujados.
El actual gobierno masista y la crisis a que nos conduce, es superable solo por la vía de la unidad, la resistencia democrática y en base a propuestas. Las acciones heroicas y desesperadas no son las más convenientes, sí lo son las iniciativas al alcance del ciudadano, la resistencia democrática, las muestras de solidaridad y la contribución para crear un clima de confianza y de verdadero cambio. Tampoco los errores y pugnas del pasado, presentes en la memoria del pueblo, deben desviarnos de nuestros objetivos y comprometer nuestra actuación del presente.
Partidos políticos renovados y con propuestas y una sociedad unida y movilizada en su acción diaria y dispuesta a sacrificar su preciada tranquilidad personal, como lo hacen las damas cívicas y grupos democráticos en todo el país, puede ser la clave del cambio positivo en procura de la unidad, la paz, el progreso y la libertad.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: