PREOCUPADOS POR LA SITUACIÓN, PERO TODO BIEN GRACIAS A DIOS.

PREOCUPADOS POR LA SITUACIÓN, PERO TODO BIEN GRACIAS A DIOS.

Ovidio Roca
2009

Confluyeron en la conformación del MAS diversos grupos de interés, económico, político, sindical y étnico, los que gracias a la articulación y experiencia organizativa y política de viejos sindicalistas de la Federación Minera de Bolivia, y el flagrante descrédito y desbande de la oposición, logran una memorable victoria electoral.

Ya en el poder, los intereses de los cocaleros, indigenistas, gremialistas, contrabandistas y de los marxistas empiezan a chocar y las pugnas internas hacen saltar a varios actores de relevancia como el propio Filipo, quien desde su praxis sindical e ideológica fue el que dio al movimiento cocalero de Evo, su proyección política nacional. La contradicción mayor se presenta entre los que provienen de vertientes ideológicas como los marxistas e indigenistas, mientras que los que propugnan reivindicaciones económicas, como cocaleros y contrabandistas, asegurándoles libertad de mercado e impunidad no tienen mayores conflictos.

Esta claro entonces que el indigenismo y el populismo son las fuerzas rectoras del actual proceso de control del poder. Este proceso esta siendo conducido por los epígonos de la izquierda terrorista y nostálgica que lograron ser más hábiles en su capacidad de organización y manipulación que los indigenistas. Estos terroristas, marxistas y ahora Socialistas del Siglo XXI, sin contar con bases sociales han logrado desplazar a los indigenistas, que sí las tienen, y han logrado hacerse del poder y el control del icono de la revolución, el indio Evo Morales.

Evo, aunque sigue fiel a su movimiento cocalero y les garantiza el mantenimiento y ampliación de su negocio y de paso el de toda la cadena productiva, dejó en manos de la izquierda el manejo del aparato del Estado, quienes lo ejercen con un fuerte apoyo logístico y financiero de Chávez y de Cuba, los cubanos especialmente en el área de inteligencia y represión en lo que tienen gran experticia.

Los marxistas vincularon a Evo con la política internacional y allí Chávez, Fidel y los paradigmas del populismo lo deslumbran y lo lanzan hacia su destino de salvador de los cocaleros, de los indígenas originarios, de Bolivia, de América y de la Pacha Mama.
Pese a su lenguaje “telegráfico” (que obliga a periodistas a trabajar el doble rellenando más del cincuenta por ciento de sus alocuciones para convertirlas en oraciones inteligibles) cuenta con gran cobertura mediática nacional e internacional. Evo se reinventa y se lanza a la palestra discursiva típica de los populistas y busca eternizarse en el poder. Con las mieles del poder vinieron las ansias de figuración, el pecado de la vanidad y la egolatría, el precio es ser “pongo” del entorno palaciego y de Chávez.

El accionar de la izquierda palaciega, especialmente en el campo mediático, nos hace recuerdo de la famosa obra “1984” de George Orwell. Parece que Orwell describiera el modus operandi de este grupo por el cinismo y doble mensaje que éstos utilizan cotidianamente y con el que descaradamente dicen lo contrario a lo que estamos viendo, viviendo y percibiendo gran parte de los bolivianos y como lo dicen con tal convicción hacen dudar a los menos informados, generándoles inseguridad aun sobre sus propias certezas.
En “1984” nos adentramos en el doblepensar: “Doblepensar, significa el poder, la facultad de sostener dos opiniones simultáneamente.”
“Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias ambas; emplear la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad mientras se recurre a ella, creer que la democracia es imposible y que el Partido es el guardián de la democracia; olvidar cuanto fuera necesario olvidar y, no obstante, recurrir a ello, volverlo a traer a la memoria en cuanto se necesitara y luego olvidarlo de nuevo”.

En este arte del doblepensar (aunque los otros de la banda no se quedan atrás), Linera es un eximio exponente, todos los días nos muestra su tremenda astucia y el gozo voluptuoso que siente de saberse más inteligente que los demás, de sentirse poderoso y hacer caer sobre los infelices opositores sus advertencias, sus sentencias y su condena, sin compasión, implacable e inmisericorde. Un ejemplo de antología de su capacidad de manipulación y virtuosismo para ejecutar dos guiones al mismo tiempo es la “puesta en escena” del 28 de Febrero del 2008. Faltando pocos minutos para la sesión de Congreso, expresaba a los medios y a los opositores su voluntad de dialogar y entretanto preparaba el cerco y asalto al hemiciclo. Mientras declaraba ante los medios de comunicación su vocación concertadora, organizaba el traslado de cocaleros para el cerco; mientras convocaba y encerraba a algunos parlamentarios de la oposición en la Vicepresidencia con pretexto del diálogo y la concertación, se redactaban los textos de las leyes que finalmente se aprobaron en el parlamento. Todo estaba programado con anterioridad, las huestes habían sido pagadas y trasladas a la Plaza Murillo y también los titulares y suplentes de la bancada oficialista estaban listos para entrar y hacer el quórum necesario. Algunos parlamentarios habían sido ya comprados, otros engañados y encerrados y peor aun dos Diputadas opositoras agredidas y golpeadas para evitar su ingreso al parlamento; por supuesto ante la presencia complaciente de la Policía. La presencia de cocaleros, ponchos rojos y mineros con dinamitas en la plaza Murillo y al interior del propio congreso, buscaban mostrar ante la opinión publica el apoyo popular a los referendos dirimidor sobre tierras y ratificatorio del texto constitucional, pero sobre todo impedir la participación de los parlamentarios opositores.

Este es el método empleado para manipular a la población y mantenerse en el poder, un sistema de mentiras, con un permanente doble mensaje, con cinismo, con falsas promesas, pero principalmente con odio, con el se ha venido pavimentando el camino para llegar a una sociedad totalitaria, orwelliana. Quieren liquidar poco a poco y mejor si es rápido, la resistencia a su proyecto y lo hacen imponiendo el terror y el enfrentamiento y división entre bolivianos. Cuando se haya quebrado el estado de derecho, cuando el pueblo aterrorizado acepte su derrota, en ese momento impondrán radicalmente su propia visión del mundo y seguirán destruyendo y eliminando a todo aquel que piense diferente, k’aras o t’aras y para ello los “Jacobinos” emplearan el terror, sin compasión, implacable, inmisericorde, y así la precaria Democracia habrá dado paso a la tiranía y habremos retrocedido a un Estado totalitario comunitarista.

El otro sector ideológicos del MAS, los indigenistas, empiezan a exteriorizar sus diferencias. El movimiento indigenista es mayoritario en base social, pero solo tiene algunas figuras aymaras decorativas en el gobierno y están excluidos del uso y usufructúo del aparato del Estado, especialmente el de represión y el económico.
La base social indigenista ha venido apoyando al MAS, tanto por la identificación étnica con Evo como por la animadversión que les han creado contra los “oligarcas y separatistas” de la oposición autonomista y regional. Ellos (con Evo o sin Evo) persiguen la hegemonía de los originarios sobre el resto de la población, quieren alguien que lo conducirá mágicamente al “suma qamaña”, a la “tierra sin mal” y que expulsara a los k’aras.

El movimiento indígena aymara ya ejerce su poder y gobierna efectivamente en el área rural altiplánica y especialmente en los alrededores del lago Titicaca, donde controla el territorio mediante la practica comunal andina de turnos y rotaciones. El altiplano es por tanto un territorio autónomo donde la presencia de autoridades y funcionarios estatales bolivianos, si la hay es decorativa.

En el enfrentamiento con el Estado neocolonial, el movimiento indigenista ha venido manejando como discurso la recuperación de las banderas de Octubre y la nacionalización de los hidrocarburos, pero ahora que se presenta la contradicción con las facciones de la ultraizquierda , ya están manejando su propio discurso político en busca la “cristalización de la hegemonía colla, a través del poder indio, como forma de apropiación del Estado-nación, rechazando la creación de otro Estado propio.” En este nuevo Estado se determina el derecho de la comunidad aymara a regirse y administrar justicia de acuerdo a sus propias normas, además del derecho a usufructuar el suelo y los recursos naturales y la toma y distribución de tierras en todo el país y sobre todo en el oriente

Uno de estos proyectos, si lo permitimos, podría imponer su visión y gobierno sobre el territorio boliviano, excluyendo, oprimiendo y quitando propiedad y derechos al resto de los ciudadanos que mantienen una cultura democrática y visión de desarrollo productivo vinculado al mercado y la cultura planetaria.
Todos los que no aceptamos la dictadura comunista ni la racial, los que creemos en el hombre capaz de construir su propio futuro, en la común cultura humana, en la responsabilidad ciudadana, el respeto para con los otros; no podemos permitir que los extremismos, los fanatismos nos amilanen, es necesario reaccionar y participar activamente en consolidar un Frente Nacional Electoral, una Coordinadora para la Democracia, o cualquier mecanismo que permita organizar la participación de todos y con los mismos objetivos y que son básicamente la libertad, el estado de derecho y la unidad de los bolivianos.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: