MAFIA GREMIAL Y FASCISTA EN PROCURA DE LA TOMA EL PODER

MAFIA GREMIAL Y FASCISTA EN PROCURA DE LA TOMA EL PODER

Ovidio Roca
2005

En Bolivia, la corrupción, la ineptitud política y una ciudadanía, que cada vez mas atemorizada y poco apegada a la ley y al respeto de los derechos de los demás, han creado un ambiente, que más allá de la antigua confrontación ideológica entre el capitalismo o socialismo, o del retorno al pasado mítico de los grupos indigenistas, transita hacia una dictadura de las mafias gremiales fascistas, las que buscan derrotar la frágil institucionalidad nacional y tomar el control del país. Vivimos pues una aguda confrontación entre la informalidad y la formalidad, el contrabando y el trafico de drogas que son sus financiadores.

La confianza, entre las personas y con las instituciones, que es la base de una comunidad de comportamiento normal, honesto y cooperativo, basada en normas comunes, compartidas por todos sus miembros, se halla en crisis; todos vivimos en una permanente sicosis, golpeados por la irracionalidad de una grupo desquiciados de dirigentes ultristas, el gobierno se paraliza y deja de gobernar, presionado acepta todas las imposiciones y siente temor de aplicar la autoridad y la fuerza publica de la policía y el ejercito que le otorga la constitución.

Cada vez tenemos menos confianza en la institucionalidad; ni la justicia, ni el político, ni el parlamento, ni las universidades, ni la policía, ni los Ministerios o Alcaldías son confiables. Las relaciones en una sociedad de tales características tienden entonces a ser coercitivas e individualistas. En ese campo entonces prosperan las voces extremas, de las mafias gremiales y fascistas de: transportistas, sindicatos cocaleros, sindicatos universitarios, centrales obreras, coordinadoras, comerciantes minoristas; las que prepotentes y abusivas, armadas del chicote y la dinamita, atemorizan a la sociedad.

Estamos llegando al extremo de que las instituciones democráticas no funcionan, la impunidad reina como soberana y la desconfianza es la norma, será que podremos sobreponernos y frenar a estas mafias de gremiales fascistas, antes que sea tarde.

Umberto Eco, ante el resurgimiento del fascismo en Europa hizo una caracterización de la cultura fascista que fácilmente puede ser aplicada para identificar a nuestros gremios fascistas nacionales y si realizamos un chequeo del accionar de los agitadores cocaleros, indigenistas, de la COB y otras variopintas organizaciones, podemos ver mas similitudes que diferencias.
Caracteriza UmbertoEco a la cultura fascista:

– Culto de la tradición, de los saberes arcaicos, de la revelación recibida en el alba de la historia humana . Se alimenta de elementos tradicionistas, sincretistas, ocultos.
– Rechazo del modernismo. La Ilustración, la edad de la Razón, se ven como el principio de la depravación moderna. En este sentido, Fascismo puede definirse como irracionalismo.
– Culto de la acción por la acción. Pensar es una forma de castración. Por eso la cultura es sospechosa en la medida en que se la identifica con actitudes críticas.
– Rechazo del pensamiento crítico. El espíritu crítico opera distinciones, y distinguir es señal de modernidad. Para el Fascismo, el desacuerdo es traición.
– Miedo a la diferencia. El primer llamamiento de un movimiento fascista, o prematuramente fascista, es contra los intrusos. El Fascismo es, pues, racista por definición.
– Llamamiento a las clases medias frustradas. En nuestra época el fascismo encontrará su público en esta nueva mayoría.
– Nacionalismo y xenofobia. Obsesión por el complot.
– Envidia y miedo al “enemigo”.
– Principio de guerra permanente, antipacifismo.
– Elitismo, desprecio por los débiles.
– Heroismo, culto a la muerte.
– Transferencia de la voluntad de poder a cuestiones sexuales. Machismo, odio al sexo no conformista.
– Populismo cualitativo, oposición a los podridos gobiernos parlamentarios. Cada vez que un político arroja dudas sobre la legitimidad del parlamento porque no representa ya la voz del pueblo, podemos percibir olor de Fascismo.
– Neolengua. Todos los textos escolares fascistas se basaban en un léxico pobre y en una sintaxis elemental, con la finalidad de limitar los instrumentos para el razonamiento complejo y crítico.

Nuestra falta de compromiso ciudadano, nuestra falta de unión, nuestra despreocupación en fortalecer la institucionalidad y el estado de derecho, esta permitiendo que estos movimientos gremiales y fascistas minoritarios pero delirantes, conduzcan al país al enfrentamiento social y regional. Para evitar este avance totalitario nuestro desafío es organizarnos, comprometernos a defender nuestro futuro, nuestra seguridad, construyendo la democracia, pero democracia con autoridad, responsabilidad, acatamiento de la ley por todos y para todos.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: