“Paladares” las telenovelas y la vida

“Paladares” las telenovelas y la vida

Ovidio Roca
2009

Comentaba hace algún tiempo con unos amigos cubanos y alguna guanaja, el fenómeno de los “Paladares” cubanos, una experiencia de iniciativa privada, resistida y combatida por el Gobierno comunista de la Isla, pero a la final consentida por la imperiosa necesidad de que la iniciativa personal solucione el yantar diario. Esta experiencia de emprendedorismo fue inspirada en personajes de telenovela.

Cundo se vive agobiado y en situaciones de grandes limitaciones y dificultades, la gente busca evadirse hacia otras realidades (también a Miami) y es muy común que uno de los caminos y el menos malo, se lo encuentre en las telenovelas donde sus personajes se convierten en los vecinos mas cercanos del espectador, quien vive a través de estos y sufre y vibra con ellos y por ellos todos los días.

Los cubanos que a causa de su fracasado sistema comunista, incapaz de generar riqueza y bienestar, viven una vida de restricciones diarias; ausencia de artículos esenciales, por ejemplo para lavarse y vestirse; el grave problema del desayuno, almuerzo y cena; pero sobre todo la perdida de la esperanza, la angustiosa ausencia de libertad, libertad de expresión, de información, de leer lo que se produce en otros lados, de poder viajar, de ver que pasa en el mundo.

Encerrados en este “paraíso comunista” es lógico que ellos sean tremendos fanáticos de las telenovelas. Recuerdo hace años (época de los rusos) haber entrado a una Diplotienda de La Habana y esperar junto con los dependientes y una pila de clientes que concluya la telenovela “La Esclava Isaura”, que durante dos años acompaño la vida de los cubanos. Los turistas debían comprender que cuando se pasaba la telenovela el país se paralizaba y todos vivían en el mundo de Isaura.

Otra etapa relevante fue cuando se trasmitió “Vale Todo” otra telenovela brasileña. Corría el año 1993, ya se habían ido los rusos y aun Chávez no soltaba sus petrodólares. En esa época la crisis se llamaba “Periodo Especial”, como ahora se llama de “Crucial etapa de preparación previa”, etiquetas que se usan para no mencionar las graves carencias de alimentos y suministros básicos. Y como siempre el pueblo cubano estaba prendido de los televisores evadiéndose en masa hacia el mundo de Raquel.

Como recordaran, Vale Todo, estelarizada por Regina Duarte en su papel de Raquel viaja a Río de Janeiro en busca de su hija y allí se gana la vida vendiendo emparedados en la playa. Los sándwiches eran tan sabrosos y se vendían tan bien que llegó a instalar un restaurante al que bautizó “El Paladar” y luego de múltiples enredos llega a ser la exitosa dueña de una gran cadena de restaurantes.

Inspirados en la telenovela, los cubanos asimilaron rápidamente el espíritu sustancial de “El Paladar” y empezaron a elaborar y vender comida en sus casas. El Gobierno golpeado por la crisis que estalló tras la caída del comunismo, se hizo el sueco y luego autorizo a los cubanos que de forma privada instalen estas mini pensiones de comida limitándolas a dos mesas y hasta ocho sillas; iniciativa que prospero rápidamente y nadie dudó en llamarlas de “Paladares”, con el deseo y la esperanza de sus propietarios de lograr enriquecerse, como Regina Duarte en la telenovela.

Se instalaron muchísimos Paladares, y el gobierno con el objeto de impedir que cunda el virus de la iniciativa privada y el capitalismo, les impuso fuertes impuestos y los sometió a serias limitaciones, sobre qué productos utilizar y dónde abastecerse, pero no logro desalentarlos. En muchos lugares de La Habana hay Paladares que se arriesgan a funcionar en la clandestinidad y ofrecen platos que tienen prohibido servir (sólo pueden hacerlo los restaurantes del gobierno) y que como siempre son los preferidos por turistas y cubanos: langosta, camarones y tortuga del Caribe (caguama), y por supuesto daiquiri y mojito.

Seguía la charla con estos mis amigos y me preguntaba si por la paranoia comunista de Chávez y Evo, llegaríamos a vivir en Bolivia vidas prestadas como en Cuba y si tendríamos que prepararnos para las libretas de racionamiento, el control político de los CDR (Venezuela ya los tiene y Ecuador los anuncio ayer) y la inquisición del G2, y ellos me dicen; no te preocupes, pues el comunismo no tiene cabida en Bolivia, aquí la gente es en esencia libre y emprendedora, basta ver que donde hay un derrumbe que impide el trafico, en media hora ya se establecen puestos de comida, venta de bebidas, de coca, de repuestos, de ropa y se organiza una asociación de comerciantes y tres dirigentes discuten por el liderazgo para impedir “hasta las ultimas consecuencias” que la ABC despeje el camino.

Las ilusiones y esperanzas son importantes y necesarias; el odio, el racismo y el revanchismo puede enardecer a la gente y hacerla seguir a un líder, pero llega el momento de la verdad y al final la necesidad de comer tres veces al día, de tener paz, seguridad y prosperidad se imponen y eso ya lo sabemos, solo se logra en Democracia y con trabajo.
Es tiempo de que el pueblo de Bolivia se de cuenta del camino a que nos lleva Chávez y su pongo Evo; hacia un modelo fracasado, de miseria y totalitarismo como lamentablemente viven nuestros amigos cubanos y confiemos que como decía Abraham Lincoln: “Un político puede engañar a unos todo el tiempo, y puede engañar a todos por algún tiempo, pero lo que no podrá lograr es engañar a todos todo el tiempo”.
No nos dejemos engañar y vamos al 6 de Diciembre todos juntos a votar unitariamente por la propuesta de un país para todos y de una nación boliviana más justa, moderna y democrática.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: