EL MANIFIESTO COMUNISTA UN CUENTO DE TERROR

EL MANIFIESTO COMUNISTA UN CUENTO DE TERROR

Ovidio Roca
23/06/2009
Lo que nos viene por delante a los por ahora llamados “interculturales”, los que somos bolivianos, cambas, collas y chapacos de la Republica de Bolivia, es una lucha por la supervivencia, como sociedad, como cultura y como personas físicas. Lo que tenemos al frente no es un gobierno para todos los ciudadanos, que organiza el Estado para convivir y progresar, se trata de un proyecto de poder que usando el sentimiento de un grupo aymara autodenominado originario, pretende doblegar y finalmente eliminar a una gran parte de la sociedad boliviana. Pero lo más irónico es que los impulsores de este enfrentamiento racial son sociopatas blancoides que usan el sentimiento de adscripción de los indígenas para imponer su propio proyecto de poder totalitario y comunista.

Desconociendo la historia, este grupo de sociopatas utilizando ahora el odio racial ha decidido reeditar los fracasos del comunismo, pero guardando para si el disfrute del poder totalitario. Como sabemos a principios del siglo pasado el Manifiesto Comunista proclamaba que el fantasma del comunismo recorría Europa. Con estas ideas (las ideas también matan) un grupo de intelectuales activistas logro ilusionar y seducir a los obreros, convenciéndolos que con el comunismo lograrían una sociedad de bienestar y progreso.

El comunismo triunfo primero en Rusia y luego se extendió a lo que se llamó la URSS y durante su dominio destruyo Estados, naciones; genero pobreza, miseria, creo una estructura totalitaria que asesino a millones de sus propios ciudadanos y esclavizo los cuerpos y las mentes. Construyó una cortina de hierro para evitar que los ciudadanos escapen del paraíso comunista, se informen y descubran que en el resto del mundo democrático la gente puede realizar cosas que parecen elementales: viajar donde y cuando quiera, cambiar de residencia y de trabajo, tener su casa y sus bienes y heredarlos, comer tres veces al día, leer y escribir lo que les place, tener y practicar la religión de su creencia, educarse libremente y no según la consigna política del gobierno, poder hablar con sus vecinos sin el temor de que lo denuncien, ver televisión y escuchar radios del mundo entero y no como en la actualidad en el paraíso cubano donde esta prohibido además de todo lo anterior comunicarse e informarse por Internet.

El proyecto comunista de poder totalitario y dominación omnímoda, se fue pudriendo lentamente (durante 60 años) hasta sus raíces y cimientos y llego un momento que se derrumbo estrepitosamente. Lamentablemente quedo una pústula de esta infección en un desgraciado y querido país caribeño donde sus ciudadanos viven esclavizados y miserables desde hace cincuenta años. De allí salto el virus que incubo en un sátrapa tropical, quien usando las riquezas petroleras de su país decidió repetir el experimento de las malhadadas republicas soviéticas, ahora bajo el llamado Socialismo Siglo XXI, que ya no se inspira en la dictadura del proletariado sino en la dictadura indígena.

La estrategia comunista – chavista de dominio a nivel latinoamericano la dirige la nomenklatura cubana y la financia e impulsa el goriloro venezolano y cuenta con cujes y tiranías emergentes en Bolivia, Ecuador y Nicaragua. En su afán de ampliar su influencia dirigen permanentemente sus ataques y acciones desestabilizadoras sobre dos países exitosos y democráticos que resisten al Chavismo, Colombia y Perú.

Tres presidentes populistas en Brasil, Chile y Uruguay celebran el discurso chavista, pero sus países no logran infectarse con el comunismo por la resistencia que opone a esta peste la fortaleza de las instituciones democráticas y la cultura política de sus ciudadanos.

En Bolivia el MAS logro acceder al gobierno por mecanismos que le franqueo la democracia y por ello en una primera etapa están jugando cínicamente al discurso democrático mientras sistemáticamente divide y enfrenta a la población por origen étnico, por regiones, entre lo urbano y rural, se violan los derechos humanos, se asesina, se secuestra, se destruye la institucionalidad, los valores, los símbolos, los himnos, la cultura y las libertades económicas y políticas de los ciudadanos. Se daña la base productiva de las regiones autonómicas, se favorece la coca y se entroniza la ineficiencia y la corrupción mas desembozada en los organismos del Estado y las empresas estatizadas.

El siguiente paso del MAS es controlar totalmente el parlamento en las elecciones de Diciembre y en ese caso ya no tendrán freno y podrán aplastar a la oposición democrática y aplicar radicalmente su proyecto comunista y totalitario

Hasta ahora la oposición juega dividida y cree que el MAS se acomodara finalmente a la democracia. Al parecer no ven lo que pasa día a día y no escuchan y leen a García Linera, el ideólogo de este proyecto, (Morales ha devenido en un instrumento, un cholo cocalero ensoberbecido) quien siempre ha sido claro en su propósito y su proyecto de poder y dominación. El ha expresado inicialmente “no hemos venido a hacer gestión, hemos venido a hacer la revolución”. En diciembre de 2007 en su disertación Empate catastrófico y punto de bifurcación, expresó que Bolivia esta desgarrada entre dos visiones distintas de país, una de corte neoliberal y otra revolucionaria. Se trata de un “empate catastrófico”, porque cada visión está respaldada por una considerable porción de la población, con poder propio y mecanismos de presión y ahora estamos en un punto de bifurcación “un momento de resolución de la estabilización de la estructura del nuevo Estado”, “inevitablemente es un momento de fuerza”; “es un momento en que la política, en verdad, deviene en la continuación de la guerra por otros medios”. Y tarde o temprano, aseguró García Linera, se producirá una confrontación entre ambas visiones, pero sólo una de ellas vencerá. “En el caso de Bolivia, pareciera ser que nos estamos acercando al punto de bifurcación; es cuestión, tal vez, de meses o de días, es meramente intuición reflexiva, pero no se puede atrasar mucho más.”

La guerra entre la democracia inclusiva y autonomista y el totalitarismo étnico y comunista esta declarada. En este momento crucial los Partidos Políticos deben jugar su papel y junto con las instituciones cívicas, la oposición democrática y los ciudadanos, quienes coordinadamente deben realizar varias tareas urgentes: la primera es concertar el proyecto nacional y democrático y sobre este proyecto conformar el Frente Electoral Nacional y Democrático de todos los ciudadanos que quieren construir un país viable y prospero; de todos y para todos. Luego debemos organizarnos y movilizarnos para las elecciones, tener candidatos unitarios, aquellos que tengan mejor perfil y aceptación y conseguir el mayor numero de parlamentarios que garanticen la democracia y ejerzan la fiscalización en el parlamento. Se trata de ser libres o esclavos vivir.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: